CÓMO APLICAR EL MODELO AIDA PARA AUMENTAR TUS VENTAS


¿Alguna vez te has preguntado qué pasa por la mente de tu cliente cuando ve tu producto o servicio?


¿Cuál es el método adecuado para mejorar tu publicidad y aumentar tus ventas?


¿Cómo iniciar el proceso de venta digital?


Un modelo clásico de ventas es el método AIDA. Su origen es atribuido al publicista norteamericano Elmo Lewis quien desarrollo en el año de 1898, la primera fórmula para atraer la atención, mantener el interés y fomentar el deseo en los consumidores; tiempo más tarde le agregó una última etapa para conseguir la acción de compra.


Aunque inicialmente este modelo fue desarrollado para generar conversiones de ventas, Lewis encontró que tiene aplicación en todas las áreas de marketing y que aún siguen vigentes; incluso en el mundo digital este modelo se ha adaptado para generar interacción en redes sociales y en comunidades.


Lo primero que debes de saber para aplicar el modelo AIDA.


Para que tu estrategia sea exitosa, primero debes de conocer lo más detallado posible el perfil de tu cliente. Toma en cuenta el rango de edad, estilo de vida, motivaciones, región o tipo de cultura. Esto te permitirá saber con mayor claridad qué piensa y cuáles son sus necesidades. El modelo AIDA te permite comprender mejor a tu cliente, esta metodología está representada por un embudo de venta efectivo que pretende generar valor, confianza entre tu comunidad y conducir a la acción de compra o conversión.


Como en todos los embudos, mientras vas pasando por las distintas etapas, el número de personas van disminuyendo. Por ello es importante que conozcas a detalle cada una de estas fases para mantener esa conexión entre tu marca y tu público objetivo.


Veamos cada una de estas etapas:

1. Atención

En esta primera etapa lo que debes buscar, es llamar la atención y despertar la curiosidad de tu cliente potencial. Utiliza de mensajes con información que le sea relevante, por ello es importante conocer a profundidad tu nicho de mercado.


2. Interés


Una vez que ya conseguiste la atención de tu prospecto, entra esta segunda fase en el ciclo del proceso compra.


En la actualidad lo que te distingue de tu competencia, es la manera en la que logras empatizar con tu cliente; apela sus emociones y demuéstrale cómo tu marca realmente se preocupa por solucionar su problema.


Te recomiendo seguir la misma línea que usaste para captar su atención, es decir, si en la primera etapa utilizaste alguna pregunta en esta segunda etapa explícale cuál es la solución que estás ofreciendo. Te aseguro que tu cliente estará más interesado en el tema.


3. Deseo


Cuando tu cliente llega a esta etapa, es muy probable que busque comparar las diferentes opciones con tu competencia. Por lo tanto, el objetivo de esta etapa es demostrarle que eres la mejor opción.


Destaca las ventajas de tu producto o servicio, presenta casos de éxito y ofrece un valor añadido, esto te ayudará a fortalecer la relación entre tu prospecto y tu marca.

4. Acción

Como lo comenté anteriormente, es fundamental despertar la urgencia de compra en tu cliente, esto sin duda será crucial para incentivarlo a la acción.


Muéstrale las facilidades para adquirir tu producto o servicio, una buena estrategia es optar por ofrecerle más ventajas por su compra; mientras más clara sea la información que le des, será más fácil llevarlo a la